Cómo gestionar las emociones opositando

Cómo gestionar las emociones opositando

Partiendo de esta idea, para gestionar las emociones opositando, la psicóloga propone estas cuatro ideas:  

  • Una motivación. Muchas veces pensamos: “¿Para qué voy a aprender este material o esta asignatura?”. Así, cuando elijamos algo, no debemos guiarnos por el dinero, que esta no sea la única motivación. Debe elegirse algo más intrínseco, que se desee de verdad.
  • Material/medios. Aquí se incluye el cómo somos; a la hora de vivir y de aprender nos dividimos en tres tipos de personas: visuales (memoria fotográfica), auditivos (necesitan repetirse una y otra vez la lección o que alguien se la cuente) o kinestésicos (requieren de pasear por la habitación, moverse, y a través de ese movimiento van adquiriendo el conocimiento). Así pues, hay que tener claro cómo somos para trabajar las emociones mientras se oposita: podemos aprender con libros, con vídeos, con la experiencia, por nosotros mismos o podemos tener conciencia plena.
  • Equilibrio entre la razón y la emoción. El solo uso de la razón no es el camino, ya que no aprehendemos. Y si solo empleamos la emoción, nuestra razón no tiene espacio ni tiempo para quedarse mentalmente con lo que se aprende. De ahí el tan necesario equilibrio.  
  • El aprendizaje debe tener un sentido, el ikigai, la mezcla entre lo que se te da bien, lo que te da alegría hacer y por lo que no te cuesta levantarte por las mañanas. Algunas personas, independientemente de su edad, pueden seguir buscando el ikigai, lo cual no es sinónimo de fracaso. Según Nika Vázquez, cuántas cosas recordamos de nuestro paso por el colegio o la carrera y pensamos: “¿Y esto para qué nos sirve?”. Todo lo que estudiamos va a tener un sentido en la vida, por lo que no hay que desdeñar ningún aprendizaje; en algún momento seguro se podrá utilizar. Si todo aquello que hacemos, lo dotamos de sentido, nada será un fracaso.

Muchos opositores sienten que el suspenso es un fracaso. O no. “Que algo no salga como esperas, no es fracasar. Fracasar es no intentarlo, es no estudiarlo, es perderse un sueño. La idea de suspender un examen no es fracasar. El solo hecho del esfuerzo de preparar la oposición, con todo ese esfuerzo e ilusión, ya es ganar más que mucha otra gente”, explica la psicóloga para comentar cómo abordar la gestión del fracaso opositando.

Diferencia entre emociones y sentimientos

El ser humano posee cinco emociones básicas: la ira, la tristeza, la alegría, el miedo y el asco. Todo aquello que vivamos, sintamos y experimentemos que no sean estas cinco emociones son sentimientos. Y en qué se diferencian: las emociones son espontáneas, no se controlan, van apareciendo. “Salen de esas neuronas que tenemos en el intestino, que es donde encontramos la intuición, todo aquello que no medimos, que sale espontáneamente. Las emociones, además del cerebro, también están relacionadas con esas neuronas”, apunta Nika Vázquez en la webinar.

El amor, la melancolía, la frustración, el rechazo o el amor son sentimientos. Un sentimiento se basa en una emoción, pero tiene una carga racional. ¿De dónde sale la frustración? Surge de tener una ilusión, se ha elaborado en la cabeza, y cuando aparece la frustración, lleva consigo dos emociones: la ira y el miedo, a la que se puede añadir la tristeza. En este punto, ¿por qué podemos pasar de la ilusión a la frustración tan rápido? Porque, según Nika Vázquez, nuestra mente también lo genera.

Para ello, se debe conocer qué pensamiento retroalimenta el sentimiento y, en cuanto se conozca, se podría parar y aprender a cambiarlo. En este sentido, al tratarse de un pensamiento, se genera por nosotros mismos. “Por eso, obviamente, se pueden desaprender, se pueden debatir y contrastar. Siempre recomiendo comentarlo con alguien de confianza. Si hablamos con nosotros mismos, acabamos dándonos la razón, para bien y para mal. De ahí ese equilibrio entre razón y emoción y aprender será mucho más serio”, continúa la psicóloga.

Romper con los pensamientos que impiden el estudio

A partir de aquí surge una pregunta: qué podemos hacer para romper esos pensamientos que nos boicotean, para dejarlos de lado y que no nos impidan el aprendizaje. Cómo se consigue esa conciencia plena, que ese pensamiento que nos invade nos deje tranquilos y podamos tomar las riendas de la situación y gestionar las emociones mientras estamos estudiando las oposiciones. La solución consiste en buscar la utilidad de ese pensamiento. ¿Nos ayuda? ¿Es real? ¿Lo necesitamos en nuestra vida?

Así pues, Nika Vázquez propone la práctica del mindfulness, pues consiste en la práctica de esa conciencia plena, ya que se trata de elegir un pensamiento y focalizarnos en él. Otra solución es acudir directamente a los sentidos. Cuando nuestra mente está ocupada en un pensamiento obsesivo, existe un secuestro mental, el cual se puede romper utilizando el tacto, el olfato, la vista, el oído y el gusto.

Y, aunque suene contradictorio, también hay que dar un tiempo a ese pensamiento para gestionar las emociones opositando. Existe algo que nos tiene atrapados y por más que vayamos a los sentidos, por ejemplo, sigue ahí. Nika Vázquez añade: “Hablemos con él y le decimos que vamos a dar un tiempo para que esté presente y, una vez termine, lo vamos a dejar de lado hasta el próximo día. De ese modo, ese pensamiento, que es nuestro, que hemos creado, le damos el valor que creamos que tenga. Ni más ni menos”. Esto significa que el tema de los pensamientos y los sentimientos está relacionado con nuestra voluntad, aunque creamos que no. Posteriormente, hay que seguir adelante con todo lo que estamos haciendo; empezar a sentir que tenemos el control de nuestra mente y de nuestro pensamiento y, por tanto, de nuestra vida.

En definitiva, cómo gestionar las emociones opositando resulta fundamental para abordar con éxito el estudio. Por eso, en nuestra academia de oposiciones encontrarás a magníficos profesionales que te podrán a ayudar en este proceso para conseguir tu sueño, tu plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *